OTOÑO

Scroll this

De repente los días claros, largos, el azul del cielo, el color verde, el aire fresco del mar, la sensación de expansión… empiezan a desvanecerse.

El aire fresco se transforma en aire frio. El color verde da paso a una multitud de colores; marrones, naranjas, amarillos, rojos…

El azul del cielo deja de asomarse, y las nubes y el color gris se apoderan de ese espacio.

La sensación de expansión gira en busca de un lugar para cobijarse.

El otoño está aquí.

Nuestro cuerpo empieza a notar una transformación: agitación, calor, mucosidad, dolores corporales… se está preparando para el letargo. Para aguantar las condiciones que nos trae este época del año, y la siguiente el invierno.

Esta época de transformación, como en primavera, hace que nos replanteemos como
apuntalar nuestros cimientos de la vida.

Después de unos meses de disfrutar hacia afuera, toca adaptarnos a una nueva situación, con mas datos en nuestro cuerpo.

Tiempo de recogida. Tiempo de buscar un lugar para cobijarse. Hacerlo agradable para los días cortos, grises, negros o soleados.

Las hojas se caen de los arboles. Cae lo viejo, lo que no vale, lo que ya ha cumplido su papel, dejando lugar a lo que vendrá.

Tiempo de mirar los diferentes colores que nos muestra este periodo de transformación, a través de un paseo por la naturaleza. A través de la ventana al calor de un café o una copa de vino.

Disfrutar del abrazo de la familia en casa. De la quietud. Del mirarse para adentro.
Época de dejar ir. De crear espacio para crear nuestro próxima realidad y sacarla al exterior, reinventarse, planificar, crear y disfrutar.

Tags: / Category: Blog